BIENES RAÍCES

  • Mr Nicholas Wright – The Role of Drones in Improving Agricultural Outcomes

    Mr Nicholas Wright – The Role of Drones in Improving Agricultural Outcomes

    Read more at: https://www.droneality.com

    The use of drone technology is becoming important across a wide range of businesses and industrial sectors, including the Australian agricultural sector.
    Drones are becoming technically sophisticated, enabling the use of multi-sensor arrays, that can operate either singularly or in unison, to collect a wide range of data for later analysis.
    Advancements in power storage technology will enable drones to carry more sensors and ancillary equipment while remaining airborne for longer periods of times.
    WA’s DPIRD is becoming increasing involved in the development of drone technology.

    Unmanned aerial vehicles, commonly known as drones, operate without a human pilot aboard. Rather, they fly either autonomously, using onboard computers, or by a ground-based controller, via a system of communications between the two. Drone technology, and their use is rapidly increasing: unmanned vehicles are in use across a range of sectors, including defence, journalism and film photography, express shipping and delivery, thermal sensor drones for search and rescue operations, law enforcement and border control surveillance and weather forecasting.

    In agriculture and food production drones are becoming important tools for farmers, land managers and scientists to review and monitor the status of their crops and animals. The Western Australian Department of Primary Industries and Regional Development (DPIRD) is using drones across a range of applications to enhance its effectiveness in helping to manage land use. FDI has taken the opportunity to interview Nick Wright, a DPIRD Research Officer, to discuss the use of drone technology in Australian agriculture.

    Interview

    FDI – How do you see farmers using drones now and in the future?

    Nick Wright – Now

    Currently the practical use of drones in agriculture is limited but I believe there is great potential. The limitations revolve around a combination of software, hardware and legal restrictions. Even so, consumer level drones are quite common amongst farmers. At recent agricultural field days in Western Australia, I had the opportunity to talk to farmers about their use of drones, which included checking crops for waterlogging, unobtrusive monitoring of lambing ewes, head counts of sheep while they are in a paddock, and even finding lost sheep in bushland.

    There are also a growing number of contractors offering tailored drone services for farmers, including 3D mapping, high-resolution ortho-mosaics and Normalised Difference Vegetation Index (NDVI) mapping, which can deliver data relating to crop health, plant stress and even show frost affected areas. These types of products can be used as inputs into variable rate machinery to optimize processes such as fertiliser distribution. The same drone technology can provide early warnings about crop pests and diseases and can even be applied to identify water leaks in irrigation setups. Currently, most of this technology has limited scope due to the cost and time needed to capture and process the data, especially when outsourcing these tasks to contractors. High quality drones, however, are becoming more affordable and software to review and analyse the data is becoming more user friendly.

    Internationally, drones are being used to spray rice crops, replacing manual spraying with increased efficiency. Drones are even being used to plant trees by shooting seeds, that are encased in a nutrient rich pod, into the ground from a low altitude. With one operator commanding six drones, up to 100,000 trees can be planted per day.

    Nick Wright – Future

    I believe that future automation, combined with computer image recognition, will be the key to getting the most out of drones for agricultural use. Assuming relatively modest advances in technology and some legislative changes, I can see a future where we will have fully automated drone systems. These drones will fly over paddocks capturing data, which will then be processed by a computer to look for weeds or crop damage. This could be carried out on a frequent basis, so you would know very soon if you had a problem that needed to be addressed. In the same vein, this type of system could be used to map summer weeds, which, depending on the scale, could then be sprayed by the farmer or by another drone with a built-in spray system. Drones with the ability to spray are already available – they range in capacity up to 15 litres, providing viability to spot spraying.

    A similar system could be used to monitor sheep grazing to check the amount of pasture left in a paddock. It is currently possible to undertake this type of identification and analysis, but it involves quite a bit of manual work. In the future, these systems would need to be fully automated to really be of use to farmers.

    The availability of a drone system that requires little human interaction really opens up a lot of opportunities, such as high-resolution time series data sets that farmers could use to monitor plant growth, salinity, waterlogging, erosion, animal movements and much more. In addition, the adoption of improved wireless technology would allow drones to offload high resolution images in near real time. This would enable decisions to be made immediately, which could be followed up with action by, for example, a spot spraying drone or by an alert being sent to a farmer, advising the need for further intervention.

    FDI – How will their use benefit farmers?

    Nick Wright – I believe drones will offer two fundamental benefits to farmers, including significant savings in time by undertaking menial tasks and gathering a large amount of useful data. The time-savings will come from tasks that can be automated and performed with increasing frequency and potentially greater accuracy, such as monitoring of crops, pasture, stock watering points and more. For instance, currently, fixed winged drone technology is being developed to monitor boundary fences on pastoral stations, which could potentially save days of manual monitoring each year.

    With respect to data collection, even ‘consumer’ drones can currently map landscapes in 3D, which could aid farmers in surface water management, erosion monitoring and planning cropping run lines. When additional sensors are added to drones, they become even more capable. For example, adding a multispectral sensor allows the drone to capture data on crop health, vegetation cover and more.

    The frequency at which an automated drone system could cover a farm would dramatically reduce the time taken to identify pest infestations, such as areas of canola affected by slugs or wheat effected by fungal disease such as leaf rust. Addressing insect pests as soon as possible is critical to mitigating damage and the availability of quantifiable data can make decision-making easier. For example, if a farmer was able to see exactly how much of their crop was frost-affected, it could affect the amount of grain they are willing to sell prior to production.

    FDI – Are there emerging technologies and what impacts might they have on farming?

    Nick Wright – Most drones currently being used in agriculture are of the quadcopter variety. These typically get around 30 minutes of flight time, with their lithium polymer batteries, which can be limiting when dealing with farm scale tasks. This limitation is being felt in many industries and therefore a lot of research is being done in this area. The only solution to longer flight times is efficiency, which is possible with fixed-wing drones. These drones have a more traditional plane-like form and once airborne, are significantly more efficient than quadcopters, many with multi-hour flight times. The fixed-wing drones also travel much faster so can cover very large distances. They are limited however, to lighter payloads.

    Uses for drones are limited by the types of sensors available. Currently, most drones being used by farmers only have a photographic camera and basic GPS receiver; this alone can be used in a multitude of ways. With additional sensors, such as multispectral, hyperspectral, range finding and mapping (LIDAR), high precision global positioning systems (GPS) and thermal, the potential uses increase dramatically. These additional sensors are available now but for the most part, are only used by researchers and contractors. As prices come down however, and the ease of use increases, adoption rates will follow.

    With advances in sensor technology, it has recently become viable to buy third party multi-spectral sensors which can be strapped to the underside of ‘off the shelf’ purchased drones. The data from these sensors can be processed for a multitude of valuable uses. The non-integrated nature of these add-on sensors, however, makes them somewhat cumbersome to use and processing the data can also be unwieldly for the end user. Additional sensors must interface seamlessly with the drone and data processing must be streamlined before they can achieve mass market success.

    Another emerging technology that is starting to become available is image recognition, powered by artificial intelligence. Computer programs are emerging that can recognise specific features within a photograph. This technology is currently being used by DPIRD to detect ‘skeleton weed’ in broadacre farms; this technology could also be applied to many other weed varieties or signs of pests within a crop. Further out, I can imagine similar technology being used to analyse livestock for signs of distress.

    A prerequisite for the type of technology being adopted is software integration and automation. From what I have seen, few farmers are prepared to spend the time and effort required to get the most out of the current types of drones, due partly to software and legal limitations. For drones to be commonly adopted by farmers, the systems must be completely automated, including scheduled flights, automatic recharging, automatic data offloading and data analysis. Only when this automation occurs will we see large-scale adoption by farmers.

    Nick Wright with 3D modelling of soil profile with 3D plastic printer

    FDI – What is your department doing to promote the use of drones?

    Nick Wright – Most of DPIRD’s work with drones is research-based. This includes 3D mapping of erosion following flood events, the use of thermal sensors to track and count feral pig populations, automated detection of skeleton weed using image recognition, crop monitoring for frost, pests and diseases, and more. For instance, on a trial examining the effectiveness of treatments on water repellent soils, a drone was used to capture data to measure early plant establishment and ground cover, which is strongly linked to crop yield. A drone was used in this instance as manually capturing the required amount of data would have been time consuming and laborious.

    Some of DPIRD’s use requires high-end drones with additional sensors, which push the envelope of what is currently possible. Over time, however, these features will become more accessible to farmers as drone and sensor prices drop.

    By developing uses and work flows for drones, DPIRD is promoting uptake of the technology and general growth in the drone market. Recently, DPIRD displayed its use of drones at Western Australia’s Mingenew Midwest Expo, Dowerin and Newdegate Machinery Field Days and at the Perth Royal Show. The displays showed farmers what DPIRD is doing in the drone space and gave them an idea of that they could be doing with drones in the future.

    The post Mr Nicholas Wright – The Role of Drones in Improving Agricultural Outcomes appeared first on DRONEALITY.

    Read more »

  • Cómo despertar el interés por la programación en una preadolescente: hablamos con Javi Padilla ('Mara Turing y El Despertar de los Hackers')

    Cómo despertar el interés por la programación en una preadolescente: hablamos con Javi Padilla ('Mara Turing y El Despertar de los Hackers')

    Cómo despertar el interés por la programación en una preadolescente: hablamos con Javi Padilla ('Mara Turing y El Despertar de los Hackers')

    Cuando me hablaron por primera vez de este libro y se me presentó la oportunidad de entrevistar a Javi Padilla, no me lo pensé dos veces. Un autor que decide romper los estereotipos y colocar a una niña como hacker tendría muchas cosas interesantes que contarme. Y así era.

    Para preparar la entrevista, obviamente, tuve el placer de leerme el primer libro de este escritor. A pesar de ser una novela dirigida a preadolescentes, “Mara Turing y El Despertar de los Hackers” me atrapó desde el primer momento y no tardé mucho en devorarlo. Su argumento prometía mucho y no me defraudó.

    La historia de Mara Turing

    Libros Mara Turing

    Mara Turing es una niña que perdió a su padre antes de nacer. Su tío, Arnold Turing, la cuidó hasta que desapareció sin dejar rastro cuando ella tenía cinco años. Seis años después, cuando Mara asiste a la última clase del curso, una misteriosa voz interrumpe la música que está escuchando. Su tío Arnold, a quien creía muerto, le pide ayuda y le envía instrucciones claras: tiene que convertirse en una hacker tan pronto como sea posible.



    En Xataka

    Enseñar programación a un niño sin PC ni robots: juegos de mesa, kits para imprimir, libros y recursos gratuitos

    A partir de ahí, con la compañía de sus amigos, Noa y Daniel, Mara Turing se enfrentará al lado más peligroso de la piratería informática, el cracking, la Inteligencia Artificial y la robótica. Ese es el punto de partida para ‘Mara Turing y el despertar de los hackers’, una novela de ficción con tintes de misterio dirigida principalmente a jóvenes entre 12 y 16 años.

    La novela combina algunas lecciones básicas de programación, criptografía e Inteligencia Artificial con la historia de unos chavales de 13 años

    El libro, bien escrito, ameno y fácil de leer, combina algunas lecciones básicas de programación, criptografía e Inteligencia Artificial con la historia de unos chavales de 13 años y sus problemas habituales. Precisamente por conducir el relato bajo la mirada de unos niños, algunos diálogos pueden resultar infantiles (especialmente las bromas de Daniel), pero en términos generales el argumento del libro es interesante y entretenido.

    También es cierto que algunos párrafos sobre programación hay que leerlos dos veces para entenderlos, pero el profesor Marley utiliza ejemplos tan clarificadores y cercanos que resultan accesibles para lectores de todas las edades. Y lo más importante: logra generar un interés real por el mundo técnico y computacional.

    Mara Turing

    “No temo a la tecnología, aunque sí creo que se subestima su capacidad intrusiva”

    Aunque Javier Padilla (Sevilla, 1977) estudió Periodismo y trabajó en ABC hasta 2011, donde desempeñó sus funciones principalmente en redacción y en el departamento de Internet, ahora mismo se define como un empresario. No en vano, a lo largo de los últimos años, ha cofundado varias empresas de Internet: ElDesmarque, Ten-Golf, Nabumbu e iMagicBox.



    En Xataka

    15 juegos con los que podrás convertirte en todo un hacker (y aprender bastante por el camino)

    Precisamente a raíz de aprender cómo comercializar nuevos productos para niños en Nabumbu e iMagicBox, fue cuando decidió crear el personaje de Mara Turing con un objetivo en mente: despertar en los jóvenes un interés por la codificación y la programación desde un enfoque diferente.

    Xataka: Sabemos que el apellido de la protagonista, Turing, es un homenaje al padre de la computación (al que también mencionas en un momento del relato), ¿pero qué pasa con el nombre? ¿En quién te has inspirado para ponerle el nombre de Mara?

    Javi Padilla: Barajé decenas de ideas y las compartí con amigos y compañeros en el trabajo. Buscaba un bisílabo sencillo, limpio, fácil de escribir y de leer en distintos idiomas. “Mara” cumplía con todas estas condiciones. Me enamoré en pocas horas del nombre e incluso me puse a diseñar el logotipo para la saga.
    Los días siguientes a la toma de esta difícil decisión solo sirvieron para aumentar mi confianza en la elección por el trasfondo de este: significa “amargura” en hebreo, aunque tiene un matiz de dulce melancolía. Es de los pocos nombres hebreos que no tienen relación directa con la religión, y en árabe, además, significa “mujer”.

    La historia comienza en Liverpool, pero pronto se traslada a Nueva York, concretamente a Queens (donde se encuentra el garaje de Marley) y a Manhattan (donde los personajes visitan diversos lugares emblemáticos). ¿Qué te hizo decantarte por estas localizaciones?

    Aquí no ocurre como con el nombre de la protagonista. Iba, en cierto modo, sobre seguro. En 2013 viví, durante períodos cortos, en Nueva York —tanto en Manhattan como en Queens— y soy un enamorado de la ciudad. Como dice la canción de Jay Z y Alicia Keys, es un lugar donde “no hay nada que no puedas hacer”. Recuerdo llegar allí y, a los pocos días, ya tenía una red de contactos que podía cultivar y con los que podía construir cosas. Por otro lado, todas las calles parecen familiares porque las has visto en películas anteriormente…

    En el caso de Liverpool me tiró mucho su lado cultural. La música, por ejemplo, tiene un papel muy importante en Mara y el Despertar de los Hackers, y de allí son The Beatles, aunque también OMD, The Farm o The Christians. Creo que era importante anclar la historia en zonas que han aportado mucho a la cultura de las últimas décadas. Por cierto, también hay en este libro un espacio importante para Madrid.

    Javi Padilla Ny

    Y hablando del garaje… Mucha gente sigue creyendo hoy en día que las raíces de empresas como Apple, Amazon, Disney o Google, por citar unos ejemplos, están relacionadas con un garaje. ¿Qué parte de ese mito está presente en tu historia?

    Una parte muy importante, sin duda. El garaje tiene una carga simbólica bestial en la historia de la informática y el emprendimiento. Y no es algo gratuito. Empresas como Apple o Amazon nacen porque unos locos deciden sacrificar sus vidas durante años. Y estos locos necesitan un lugar acogedor donde estar codo con codo con sus compañeros, que se pueda configurar como quieras y sea flexible para quitar y poner mesas, estanterías… pero también un sitio muy cerca de tu cama y de la nevera.

    El garaje de Alex Marley es un homenaje a esos lugares donde nacieron muchas de las grandes compañías tecnológicas de hoy en día

    Cuando estás investigando, aprendiendo y dando forma a tu negocio acabas obsesionado con aprovechar cada minuto. ¿Por qué perder tiempo en desplazamientos o en ir a comer? El garaje de Alex Marley es un homenaje a esos lugares donde nacieron muchas de las grandes compañías tecnológicas de hoy en día.

    Probablemente, la profesora y la madre de la niña reúnen todos los argumentos actuales que existen en contra de la tecnología. Obviamente tú te posicionas a favor del uso de los dispositivos electrónicos, ¿pero a qué edad eres partidario de que se empiece con ellos? ¿Qué límites crees que deberían imponer los padres a sus hijos?

    Sé que esta respuesta no va a ser muy popular, pero no creo que haya que imponer una edad mínima. Cuando lo haces estás reconociendo tu incapacidad para educar correctamente a tu hijo adaptándote al entorno. Los móviles o los ordenadores son herramientas que permiten a los niños acceder a un mundo de información, tutoriales y ejercicios educativos sin precedentes. Creo que hay que racionalizar su uso para combinarlo con ejercicio físico —el sedentarismo sí es un problema grave— y fomentar hábitos de uso responsables.

    Los móviles y los ordenadores son herramientas que permiten a los pequeños de hoy acceder a un mundo de información, tutoriales y ejercicios educativos sin precedentes

    A mis sobrinos siempre les digo que yo puedo acceder a su teléfono en cualquier momento. No es un aparato privado hasta que sean mayores de edad. Mientras tanto, es como el ordenador que yo tenía en casa de pequeño: accesible por mis padres. Ellos podían ver mis avances, para qué lo utilizaba, etc. Estableciendo ciertas reglas y pautas, creo que no es necesario prohibir ningún dispositivo.

    Llama la atención que la protagonista en todo momento quiere dejar a su madre al margen de todo. ¿Crees que una niña de 13 años está preparada para afrontar las dificultades y los peligros que se encuentra la pequeña Mara sin la ayuda y el apoyo de sus padres?

    Mara es una niña muy fuerte en muchos aspectos, pero para responder a esta respuesta hay que ir, paradójicamente, a sus debilidades. No es más autónoma porque tenga seguridad en sí misma, sino porque piensa que su madre o sus profesores pueden alejarla de conseguir su objetivo. Es el miedo el que la empuja a apartar a Sandra de todo, y lo hace tirando de ingenio. Ella comienza a “hackear” la realidad a su alrededor, a manipular las situaciones y todo esto sirve para poner en valor el potencial que tiene Mara Turing de cara al desarrollo de la saga.

    Javi Padilla

    En la novela, propones como hacker a un personaje femenino, sociable y preadolescente rompiendo así por completo con el prototipo actual que mucha gente tiene (chico, friki, aislado…). ¿Te consideras un autor reivindicativo?

    Sería pretencioso considerarme siquiera “autor” a estas alturas del partido (risas). Pero sí es verdad que quería construir una historia recreada en un universo donde una preadolescente es la protagonista en una lucha titánica con un hombre y una inteligencia artificial letal. Más allá, no solo la protagonista —y líder— de la novela es una mujer, sino que también lo son las ilustradoras (Gema Moreno y Anna G. Sola), la editora (Amparo Baca) o la autora del prólogo (Silvia Barrera).

    Además, como bien indicas, quería romper con el estereotipo del hacker por completo. Alejarme del chico introvertido, resentido con el mundo, rechazado en muchas ocasiones y que desarrolla una vida paralela en un sótano repleto de cajas de pizzas vacías al pie de una hidra de monitores y estanterías repletas de figuritas manga. Mara, Noa y Daniel representan a tres chavales normales que comprenden que la programación les puede llevar a ver un mundo que otros no quieren que vean (y, menos aún, que controlen).

    ¿Cómo crees que los medios de comunicación, la Administración, los colegios y universidades, e incluso las propias empresas, pueden incentivar a las jóvenes para que se decanten por carreras relacionadas con la informática y las nuevas tecnologías?

    Los niños quieren ser youtubers porque admiran a Rubius, Wismichu, Vegetta777 y demás. Ocurre exactamente lo mismo con aquellos chavales que desean ser DJ, futbolista o influencer. Hay un proceso previo de admiración que se transforma en aspiración. Sin embargo, las administraciones y empresas privadas gastan mucho dinero para convencer a los niños para que sean programadores empleando el miedo (¡En el futuro tendrás que saber leer y escribir código o no tendrás trabajo!), argumentos racionales (¡Tu sueldo como programadora será más alto!) y otros recursos donde falta lo más importante: la emoción.

    Las administraciones y empresas privadas tratan de convencer a los niños para que sean programadores empleando el miedo, argumentos racionales y otros recursos donde falta lo más importante: la emoción

    ¿Por qué los niños quieren ser magos? Porque Harry Potter emociona a lo largo de siete libros. Por eso los jóvenes memorizan hechizos, quieren jugar Quidditch con una escoba o desean pertenecer a Gryffindor. En resumen, creo que esa incentivación llega sola cuando se consigue tocar los hilos adecuados en el corazón de los jóvenes.

    Mara Turing

    Además, tocas levemente otro tema controvertido: el bullying, una lacra que por desgracia está muy presente en nuestra sociedad actual. ¿El hecho de no haber profundizado más en ello se debe a que lo consideras algo muy delicado o a que no tenía mayor importancia para el argumento?

    En “El Despertar de los Hackers” se esbozan varios personajes que tendrán más protagonismo en los siguientes episodios. Los componentes de La Banda del Lagartija están entre ellos. En este primer libro han presentado sus credenciales y tienen pinta de hacer bastante ruido en episodios venideros. No puedo desvelar nada aún, pero tanto ellos como la profesora Hermenegilda Wright tienen cosas que aportar a la trama.

    Sin ánimo de desvelar nada, Hermes es un ejemplo perfecto de lo que puede suceder si la Inteligencia Artificial y los avances en robótica caen en malas manos. ¿Hasta qué punto temes tú a ese lado oscuro de la tecnología?

    No temo a la tecnología, aunque sí creo que se subestima su capacidad intrusiva en nuestras vidas. El mundo futuro sería mucho más bonito si las Leyes de la Robótica de Isaac Asimov fueran, realmente, leyes impuestas por la naturaleza. La democratización del conocimiento —gracias a Internet, por ejemplo— posibilitará que cualquier persona tenga acceso, en pocos años, a recursos de inteligencia artificial que son impensables hoy en día. Si mezclamos esto con obsesiones, egos y demás… pues eso, echaremos mucho de menos que las Leyes de la Robótica no sean tan universales como la de la gravedad.

    Hermes

    Vamos con el villano de la novela, Falko McKinnon, su banda, los Dirtee Loopers, y el ataque cibernético IFV. Por suerte, no son reales, pero nos gustaría que nos confesaras en qué y/o en quién te has inspirado para crearlos. ¿Crees que en un futuro podríamos llegar a asistir a un ataque informático con unas consecuencias tan nefastas como las que describes en tu novela?

    Los malos que verán mis lectores han salido directos de una batidora donde metí muchas de mis pesadillas cibernéticas. Inspiración no ha faltado nunca en este sentido en mi entorno: he conocido a hackers muy buenos y les he visto hacer maravillas en persona. Estas habilidades, por desgracia, no se dan solo en expertos de seguridad o en genios que quieren construir plataformas como Facebook, Google o Spotify. Cualquier desequilibrado con una conexión a Internet también tiene acceso a material muy sofisticado para aprender a hackear todo tipo de dispositivos. Y con “todo tipo” me refiero también, por ejemplo, a los reguladores de los motores que ayudan a enfriar los reactores de una central nuclear.

    Cualquier desequilibrado con una conexión a Internet también tiene acceso a material muy sofisticado para aprender a hackear todo tipo de dispositivos

    Aunque hoy en día no es posible ejecutar un ataque masivo como el IFV al 100%, sí existe un riesgo importante en ámbitos específicos. Sin duda, hospitales, bancos, centrales energéticas y aeropuertos serán víctimas de ataques informáticos en los próximos cinco años que, esperemos, solo tengan como consecuencia retrasos en los servicios o cortes de suministro.

    Y por último, ahora que has publicado tu primer libro, no puedes dejar tu carrera como autor. ¿Estás trabajando en una segunda parte o tienes previsto lanzar otra novela que no tenga que ver nada con Mara Turing?

    Ahora mismo estoy centrado en Mara Turing. Estoy trabajando ya en la trama del segundo libro que, espero, saldrá a finales del verano de 2019.

    “Mara Turing y El Despertar de los Hackers” ya está a la venta a un precio de 14,95 euros.

    Sitio oficial | Mara Turing

    También te recomendamos


    Solo echamos una cosa en falta en Nintendo Labo: un lenguaje visual de programación 'a lo Scratch'


    Cinco curiosidades sobre la piel del bebé que nos encantará descubrir incluso antes de su nacimiento


    Enseñar programación a un niño sin PC ni robots: juegos de mesa, kits para imprimir, libros y recursos gratuitos


    La noticia

    Cómo despertar el interés por la programación en una preadolescente: hablamos con Javi Padilla (‘Mara Turing y El Despertar de los Hackers’)

    fue publicada originalmente en

    Xataka

    por
    Laura Sacristán

    .


    Read more »

  • NASA UAM Grand Challenge

    NASA UAM Grand Challenge

    Going in I don’t know that I could be called sold on the Jetsonian flying car thing concept. Not that I don’t want two, I just see a few “reality” hurdles to overcome. NASA Airworthiness, search for: NASA AFG-7900.3-001 Out of the gate, we have a more serious crowd here. Most of the attendees understand […]

    Read more »