<a href="/noticias/reportaje-especial-2da-parte-problem-tica-de-los-concejales-en-las-alcald-de-la-cdmx">Reportaje Especial 2da parte: Problemática de los concejales en las alcaldías de la CDMX</a>

Ciudad de México.- En ENFOQUE NOTICIAS conocemos los trabajos de los concejales y la fuerza en las alcaldías de la Ciudad de México, aquí la segunda parte.

Tras las demandas de los concejales el 26 de diciembre del año pasado para recibir un pago del gobierno de la Ciudad de México por sus labores y de la negativa que tuvo en una primera instancia la jefa capitalina, Claudia Sheinbaum, al señalar que eso le compete a las alcaldías.

En el artículo 82 de la Ley Orgánica de la Ciudad, se establece que las retribuciones de los concejales serán cubiertas de conformidad a una propuesta que sea presentada por la alcaldesa o alcalde al concejo, sin exceder las 265 unidades de actualización vigente, es decir no más de 21 mil pesos.

Además de llegar al acuerdo de los salarios, Raúl Paredes, concejal de la alcaldía Miguel Hidalgo  cuenta a qué llegaron:

“Mira si un alcalde no está funcionando,  los concejales afectados, claro que podrán hacer las denuncias y demandas necesarias para que los alcaldes entren en orden, el gobierno de la ciudad tendrá que tomar papeles, a nosotros la secretaria Rosa Icela, nos prometió hablar con ellos, en la junta de cabildo que tienen para tratar de ser intermediarios y todos tengamos el trato digno que se merece una figura que es emanada de elección popular”. 

Y mientras se ajusta con el gobierno de la ciudad, en alcaldías como Milpa Alta, Tlalpan, Benito Juárez,  no se les ha realizado el pago que deberían y los concejales acusan que se les ha excluido de las funciones que se suponen deberían llevar a cabo.

Los concejales de la alcaldía Milpa Alta, por su parte, han denunciado que el alcalde Octavio Rivero, sólo les entregó un sobre con un pago de 40 mil pesos por los tres meses que llevaban laborados, además de no hacerles los llamados para reuniones o eventos en los que –se supone- deberían de participar.

Y en la delegación Tlalpan, la situación es parecida, la concejal Daniela Álvarez, nos platicó, el trato que tienen con su alcaldesa:

“En el caso de Patricia Aceves, no nos está proporcionando ningún tipo de información a pesar de que la ley es muy clara que ella después de hacer una acción de gobierno nos tiene que informar, no lo ha hecho, se han aprobado programas especiales que también nos deben de poner a consideración del concejo, tampoco los ha presentado”

Cabe mencionar que las condiciones en las que han estado trabajando no son las adecuadas, ya que se les proporcionaron 15 lugares para alrededor de 30 personas, porque, los concejales tienen tres personas que los auxilian en sus labores, y cuando llegan los ciudadanos no los pueden atender de manera adecuada.

Y añade Daniela Álvarez de Tlalpan.

“La página de transparencia no está actualizada, no están los convenios ni las concesiones que se han realizado, entonces estamos trabajando a ciegas desgraciadamente”.

 Naturalmente, las oficinas deficientes hacen que los ciudadanos no se sientan en confianza al momento de demandar las situaciones de extorción que viven por parte de funcionarios y se ven obligados a improvisar para poder atenderlos, por ejemplo, recibiéndolos en cafés, por lo que para los capitalinos no se les hace rentable la función de los concejales, así lo expone la concejal.

“Sería redituable si realmente nos dejaran hacer la función porque no tienes una idea de los desvíos que hemos detectado que se han dado de millones y millones de pesos, pero si estamos así en la inoperancia”.

La falta de pago, del mismo modo que en Milpa Alta, le ha tocado a Daniela Álvarez; a ella  no se le ha retribuido ninguno de los meses que ha laborado como concejal de esta alcaldía, y se le ha ignorado al momento que solicita un diálogo con la alcaldesa Patricia Aceves.

Mañana le contaré algunas alternativas de solución al respecto y la conclusión del peregrinar para hacer su trabajo que algunos concejales han tenido.

Con información de Hugo Wirth.

Comments are closed.